XXXX y sus cárnicas

Cuando terminé la carrera de Ingeniería Informática mi primera intención fue trabajar en XXXX… hasta que hice la entrevista en XXXX, es impresionante como una marca nos puede engañar sobre lo que realmente es una empresa.

Me había fijado en el edificio de XXXX en Pozuelo de Alarcón, junto a mi casa, un sitio bonito y cerca de donde vivía por entonces y vivo todavía.

Llevé mi cv a XXXX en 2002, justo cuando lo de las punto-com, obviamente no fue el mejor momento, para cuando me llamaron en abril de 2003 ya me había organizado como autónomo y tenia mi agenda mas o menos bien cubierta de trabajo.

Hace cosa de unos meses una empresa de Pozuelo dedicada a la subcontratación de RRHH para enviarlos a clientes (llamemosla carnica) me llamó para subcontratarme como autónomo y enviarme así a XXXX.

La experiencia fue horrible desde el principio, como era de esperar, la cárnica estaba instalada en un piso/adosado, la entrevista me la hizo el típico sujeto de cárnica e incluso tuvimos el episodio típico desagradable de toda cárnica: en este caso fue una señora entrando por la puerta del piso/adosado preguntando por no se quien… obviamente no había nadie en recepción así que mi entrevistador se encargó de atenderla.

Hasta ahí lo puedo entender, todos queremos prosperar y bueno… tugurios mayores he frecuentado, tolerado e incluso disfrutado. Lo que importa es la gente con la que trabajas.

Pero lo que realmente me dolió tanto como para publicarlo en mi blog se produjo cuando llegue a la entrevista en XXXX y resulta que mis entrevistadores, trabajadores de XXXX, tenían una versión falsa de mi C.V., una versión falsificada de mi C.V. ¿Qué clase de persona manipula un C.V. de manera tan flagrante? Para eso me lo pides en formato Word claro. ¡E incluso lo manipulan sin avisar al candidato de que lo están haciendo!.

Realmente no quiero imaginarme la calidad de los productos de XXXX si los desarrolladores que trabajan para ellos son capaces de aguantar semejantes atropellos, cárnicas mediante, desde luego que la élite de la programación no serán.

This entry was posted in Uncategorized and tagged . Bookmark the permalink.